Por aquí en el sur de España, en concreto en Andalucía, las poblaciones costeras viven en gran medida de la afluencia de veraneantes y el turismo local y extranjero. Así pues, durante los meses de verano la pesca de la dorada se hace más difícil ya que restringen el horario de pesca y sólo podemos pescar durante la noche en muchas zonas. Por otro lado, también tenemos el inconveniente de las algas, que cuando hacen presencia en los pesqueros habituales imposibilitan la práctica del surfcasting en gran medida.

 

 

Una buena opción es pescar doradas desde embarcación con técnicas similares a las que usamos desde la playa. Para ellos hemos encontrado una caña ideal, la SEALINE QUIVERBOAT 400, telescópica, ligera, sensible y a la misma vez lo suficientemente potente para lanzar nuestros cebos y alejarnos de nuestra embarcación. Para ello usamos línea de 0,26 mm de monofilamento Daiwa Tournament al que anudamos una lanzadera o puente de Fluorocarbono PROREX en 0,30 mm.

 

 

Cuando pescas la dorada en zonas poco profundas es imprescindible ser discreto y que el ruido que hacemos en la embarcación, no las asuste y las haga desconfiar, punto clave cuando las intentas engañar en arenales, zonas de fango o veriles de piedra sobre arena.

Una de las mayores ventajas que te proporciona pescar esta especie con cañas largas, además de la comentada anteriormente, es que puedes usar codales largos para empatillar o anudar tus anzuelos. Con esto conseguimos un aparejo más pescador y una presentación totalmente tendida en la arena. 

 

 

Para poder lanzar con codales o tragaderas largas es imprescindible poder hacerlo sin que el cebo entre en contacto con el agua, ya que al lanzar si usamos cebos blandos (galera, gusano, langostino vivo) estos se reventarán en el momento del lance y la presentación no será buena e incluso pudiendo perderlo durante la ejecución del mismo.

Por otro lado, la SEALINE QUIVER BOAT 400 es una caña de punteros intercambiables, con varias acciones 15-50 g (puntero verde)/30-60 g (puntero amarillo)/ 60-150 g (puntero rojo). En nuestro caso no pescamos con la caña sujetada con la mano, sino que usamos picas para apoyarlas, por lo que necesitamos la máxima sensibilidad en los punteros para así adivinar cualquier actividad al otro lado de la línea.

 

 

Así que usamos el puntero de color verde y con la sensibilidad de éste detectamos cuando hay un pez al otro lado de la línea. Con esta información podemos revisar siempre que un pez pequeño toca nuestro cebo o se lo come, obteniendo así más tiempo de pesca si conseguimos que el anzuelo este siempre dotado de cebo.

Otra de las ventajas de usar este tipo de punteros es que podemos bajar los diámetros con los que empatillamos nuestros anzuelos, fluorocarbono TOURNAMENT FC (0,18-0,20-0,23 mm) y la flexibilidad de los punteros junto con un buen uso del freno del carrete nos ayudará a cansar piezas de buen porte sin miedo a perderlas durante la lucha.

 

 

En definitiva amigos, para nosotros la SEALINE QUIVER BOAT 400 es la compañera de pesca ideal en la pesca de la dorada en aguas someras (2-15 m), seguiremos disfrutando de ellas más de lo que llevamos disfrutando estos 3 años.

Un saludo y buena pesca.

 

EQUIPO USADO:

https://www.daiwa-es.com/productos/canas/sealine-quiver-boat-4

https://www.daiwa-es.com/productos/equipamiento-linea/tournament-fc-leader-2

https://www.daiwa-es.com/productos/equipamiento-linea/prorex-fc-line-super-soft-3

https://www.daiwa-es.com/productos/equipamiento-linea/anzuelos-d-hook-chinu-ring

https://www.daiwa-es.com/productos/equipamiento-linea/tournament-4