Podemos hacer la pregunta, personalmente no tengo la respuesta, pero durante nuestros últimos viajes de pesca de invierno con mi amigo Denis, los pocos toques registrados tienden a confirmar esta hipótesis.

 

De hecho, en un lago a media altitud con un frío glacial y una persistente lluvia que amenazaba nieve, tuve dos toques en esta última apertura del lucio: un hermoso lucio que pasó de los 80 cm vino a tomar mi chaterbait a dos metros del bote y después de un gran remolino se escapó con la mitad de mi anzuelo en la boca. Nunca dejéis un señuelo salado montado en un anzuelo pues la oxidación causada por la sal afecta a la integridad del anzuelo… y ya sabéis cómo acaba esto.

 

Mi segundo toque, con un Duck Fin Live Shad de 15 cm de color Ghost fue, para mi sorpresa, una gran perca de 41 cm que no dudó en venir y tragarse este gran señuelo.

 

 

 

En cuanto a mi amigo Denis unas semanas antes, durante una salida de pesca de lucioperca a la vertical con un señuelo Tournament D'Fin de 4 pulgadas color Pearl; su único toque del día fue una bonita lucioperca que se acercó a los 80 cm.

 

Por lo tanto, podemos hacernos la pregunta sobre los peces grandes que son más activos en invierno. Una cosa es segura cuando hace mucho frío, la comida se vuelve más escasa y los peces grandes pueden ser la ley.

 

 

De todos modos, seamos cautelosos con afirmaciones demasiado categóricas. Se trata de un pequeño misterio más, que para mí da todo el encanto y el interés a la pesca.