En esta salida de pesca comenzamos al curricán, pero la ausencia de toques denotaba poca presencia de peces, por lo que era necesario cambiar la estrategia. Decidimos entonces explorar áreas más profundas utilizando la ayuda de medios electrónicos. Con la sonda fue posible detectar algunos puntos con actividad cerca del fondo. En estas circunstancias, se recomienda la pesca vertical con jigs o con señuelos blandos.

 

 

Fuimos dejando descender los jigs en varios puntos que parecían cumplir con las condiciones, siempre observando la información proporcionada por la sonda. Sabemos que es durante el descenso del señuelo cuando ocurren muchos de los ataques. ¡Y así fue! En un momento, nuestro jig de 80g D’Slow fue atacado con violencia.

 

 

Los primeros momentos de la pelea nos hicieron ver que habíamos capturado un buen pez. De hecho, fue un hermoso robalo que puso a prueba nuestro equipo y nuestras capacidades.

 

 

Utilizamos la caña de Jigging Grandwave Baitcasting de 1.99m, con un blank fino de carbono de alto módulo, que tiene una gran reserva de potencia y cuyo rendimiento tiene fama de ser excelente.

 

 

En la animación de los jigs, la caña mostró los atributos que la hacen una gran elección para este tipo de pesca. Entre sus atributos se encuentra el enchufe “Off Set”, con la puntera que se inserta en el talón, las anillas Fuji K y un puño EVA perfilado para colocar la caña bajo la axila.

 

 

Una vez más, el slow jigging ha demostrado su eficacia, especialmente cuando se utiliza el equipo adecuado, como las cañas Grandwave. Están disponibles en modelos de spinning para su uso con carretes de tambor fijo y en modelos de baitcasting utilizados con carretes de bobina giratoria.